Flan de Queso con Caramelo

  • Flan de Queso
    Tradicional

  • Flan de Queso
    con Mascarpone

  • Flan de Queso
    con Nata

  • Flan de Queso
    con Caramelo

  • Flan de Queso
    con Galletas


  • "Flan de Queso con Caramelo"

    Receta de Flan de Queso con Caramelo


    Gracias a esta completa receta podrás aprender a preparar en casa un riquísimo flan de queso con caramelo, una receta que te llevará poco tiempo de preparación y que resulta muy sencilla de hacer.

    Ingredientes:

    - Dos vasos de nata liquida
    - Dos vasos de leche entera
    - 400 gramos de queso cremoso
    - 100 gramos de azúcar
    - Tres láminas de gelatina neutra
    - Caramelo líquido




    Preparación:
    Como siempre hacemos, vamos a comenzar preparando eligiendo unos moldes adecuados para los flanes, que deben ser aptos para el horno. Vamos a añadirles caramelo líquido en sus bases, una buena cantidad, para darles ese toque caramelizado al comerlos. Se puede hacer el caramelo casero, pero en esta ocasión usamos uno ya hecho que nos viene bien y da buen sabor.

    Pasamos a mezclar la nata liquida con el queso cremoso en un recipiente amplio, y removiendo para que queden mezclados. Usa una paleta de cocina o un tenedor para ayudarte. Por otro lado pon la gelatina en láminas a calentar en un cacito con la leche, a fuego medio, para que se disuelvan bien y se mezclen. Cuando la gelatina se haya disuelto, agregamos a ese cazo la mezcla de queso y nata, y removemos bien.

    A esa crema resultante vamos a agregarle un buen chorreón de caramelo líquido del que usamos antes para caramelizar la base de los moldes, y removemos de nuevo para que se reparta bien por toda la crema. Usa la cantidad que quieras, cuanto más añadas a la mezcla, más sabor a caramelo tendrán nuestros flanes.


    Vierte la misma sobre los moldes ya caramelizados y pon el horno a 180ºC con el calor arriba y abajo. Espera a que alcance esa temperatura para meter los moldes con los flanes en el mismo, y dejalos horneando unos 40 minutos aproximadamente. En ese tiempo deben hacerse y quedar bien cuajados, pero no está de más que lo compruebes antes de sacarlos. Una vez los tengas fuera del horno, deja templar y luego mete los moldes en la nevera, hasta la hora de comerlos, que deben estar bien fríos.